Estás aquí
Home > Además > Wi-fi público: cómo protegerte de los hackers…

Wi-fi público: cómo protegerte de los hackers…

   Cuando viajamos, la primera pregunta que formulamos al llegar a un nuevo lugar (aeropuertos, estaciones de bus,alojamiento, restaurant, bar) es “¿y la clave del WiFi?”, y es que la conexión inalámbrica a internet se ha vuelto en algo tan necesario como el agua caliente para las familias y viajeros en general. Netflix, Spotify, redes sociales… ya no podemos prescindir de estos hábitos fuera de casa. Sin embargo, los hackers están permanentemente acechando las redes públicas, aquí van algunos consejos para tener en cuenta…

 

 

 

    De poco sirve que estas redes estén protegidas por una clave, ya que esta barrera es fácilmente superable por los amigos de lo ajeno que llegan incluso a crear redes paralelas con nombres de alojamientos para engañar al usuario y hacer que se conecte a ellas. Una vez conectado, nuestros datos están potencialmente vulnerables y pueden ser accedidos de forma remota y a partir de ese punto podemos ser víctimas del ransomware (Un ransomware (del inglés ransom, ‘rescate’, y ware, por software) es un tipo de programa dañino que restringe el acceso a determinadas partes o archivos del sistema infectado, y pide un rescate a cambio de quitar esta restricción)o cualquier otra técnica de extorsión o fraude. ¿Cómo protegernos en los viajes?

   Aquí proponemos una serie de claves:

Usar servicios de VPN

   En los tiempos que vivimos, estos servicios se han convertido en una inversión que todo usuario que se conecte a redes ajenas debería contratar para su tranquilidad. Se trata de sistemas mediante los cuales -y pagando una cuota mensual- nuestra conexión a internet está siempre cifrada y nadie puede acceder a ella. Usar una VPN es hoy algo obligado en hoteles y aeropuertos, sobre todo cuando estamos trabajando con información sensible como la cuenta corriente del banco. “Lo primero que los usuarios de Internet deben hacer es asegurarse de que su información online está encriptada. Una red privada virtual encripta de forma segura toda la información que el usuario introduce online, dentro de un túnel de seguridad,” explica Marty P. Kamden, CMO de NordVPN.

Cuidado con las tarjetas de débito

   En las transacciones por internet, siempre es más recomendable evitar las tarjetas de débito, que nos apuntan en el momento el cargo, que las de crédito, que cuentan con una mayor protección en caso de fraude online. En cualquier caso, nunca debería efectuarse una compra online en una red abierta si no se usa la protección de una VPN.

Utilizar un gestor de contraseñas

   Gestionar las contraseñas de los centenares de cuentas que tenemos en internet es un auténtico tostón y el ser humano, por conveniencia y comodidad, tiende a utilizar siempre la misma contraseña, un error que puede pagar muy caro. Hoy en día no existen servicios inexpugnables y con que caiga uno en el que empleemos esa combinación estándar “usuario contraseña”, el resto de nuestras cuentas estará accesible (los hackers conocen esta debilidad nuestra). Un gestor de contraseñas nos genera automáticamente contraseñas únicas y complejas para cada servicio (sin que incluso nosotros lleguemos a verla), que luego copiaremos y pegaremos en el momento de acceder a él.

Siempre activar la verificación en dos pasos

   En los viajes nuestra información es más vulnerable forzosamente y todas las capas de protección que utilicemos serán pocas. En este sentido, la verificación en dos pasos -aquella que emplea el móvil o cualquier otro dispositivo para comprobar la correcta autoría de un acceso- es la única medida que realmente nos puede proteger de un acceso fraudulento y su uso es tan necesario, que algunas empresas, como Apple, obligan su activación.

Cuidado con los puertos USB

   En los viajes, en ocasiones nos encontraremos con puertos USB para la carga de nuestros equipos, y aunque podremos confiar ciegamente en el grueso de ellos, esta conexión es empleada en ocasiones por los hackers para infectar nuestros equipos vulnerables. Como medida adicional de protección, y si podemos prescindir de este puerto, mejor usar nuestro propio cargador conectado a la red.

 

A veces puede resultar engorroso y poco práctico llevar adelante estos consejos,

pero te aseguro que te va a evitar un dolor de cabeza más adelante…

 

Fuente: El país.-

 

Deja un comentario

Top